Como aquel día, nuestra mirada se vuelve a Jesús, sabiendo que Él, es el Camino.

Mirar a Jesús, experimentar la misericordia para reconocer su rostro en la persona de los hombres, especialmente los más pequeños y reconocer su misericordia, que cubre nuestras miserias y perdona nuestros pecados.

Como aquel día, nuestra mirada se vuelve a Jesús, sabiendo que Él, es el Camino.
Mirar a Jesús, experimentar la misericordia para reconocer su rostro en la persona de los hombres, especialmente los más pequeños y reconocer su misericordia, que cubre nuestras miserias y perdona nuestros pecados...

Toda la homilía en este link